El concurso de novias más antiguo de la historia

Bueno, me presento oficialmente, soy Nyx. Y como verán a lo largo de mis publicaciones, una amante completa de la historia de Rusia, especialmente a partir de Ivan IV hasta la caída de la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas. En mi primer ‘artículo’, por llamarlo de alguna manera, quiero hablarles sobre una tradición cuyos registros…

Bueno, me presento oficialmente, soy Nyx. Y como verán a lo largo de mis publicaciones, una amante completa de la historia de Rusia, especialmente a partir de Ivan IV hasta la caída de la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas.

En mi primer ‘artículo’, por llamarlo de alguna manera, quiero hablarles sobre una tradición cuyos registros datan de entre 1547 en tanto a la elección de zarinas, pero que deriva de los kanes mongoles y emperadores de Bizancio. Esta tradición es la del Concurso de novias, por la cual fue escogida la primera zarina Anastasia Románovna.

Esta mujer, fue la primera esposa de Ivan IV, el terrible (de quien hablaré pronto), y quien indirectamente logró que mi dinastía favorita llegara al poder, los Románov. ¿Y por qué hablaré de esta tradición? Pues porque en algún tiempo lejano me leí el primer tomo de «La Selección» de Kiera Kass. Probablemente estén preguntándose qué tiene que ver, ¡y con razón! Son 500 años de diferencia, o más. Pues es muy sencillo, a mi parecer el libro, los concursos del estilo Miss Universo y demás, se inspiran ligeramente en esta tradición.

El concurso de novias celebrado después de la coronación de Ivan el Terrible, (el cuál tenía 16 años cuando lo coronaron) tenía como fin principal el de escoger a una mujer de la pequeña nobleza rusa. Se convocó a 500 doncellas desde todos los rincones del reino, a un concurso de belleza renacentista. Como ya fue aclarado al principio, la ganadora fue Anastasia Románovna Zakharina-Yúrieva. Si bien no viene al caso, la boda se celebró el 2 de febrero de 1547, y se decía que Anastasia era la única persona capaz de calmar el volátil temperamento del Zar. Desgraciadamente para el reino, Anastasia murió en 1560 dejando a un Ivan completamente consternado, puesto que tenía el convencimiento de que su mujer había sido envenenada. Esta versión no puede ni afirmarse ni negarse, ya que al hacer la autopsia en el cuerpo de la zarina, se descubrieron altos y peligrosos niveles de mercurio, aunque lo mismo sucedió con otros cuerpos de este siglo. Es por eso, y por el hecho de que el mercurio se usaba como medicina, que no puede asegurarse ni rechazarse esta teoría.

Después de la muerte de la primera zarina, Ivan IV escogió a 7 esposas más. Otra de ellas fue María Nagaya, quien le dio el hijo que la primera no pudo. Sin embargo, el trastornado zar lo asesinó. También se cree que Ivan asesinó y mandó a asesinar a muchas de sus esposas.

150px-1000_Anastsia_Romanova

Volviendo al tema central, el concurso de novias se mantuvo en varias generaciones. En 1615 el Zar, Miguel Románov, (sobrino-nieto de Anastasia Románovna, la primera zarina) convocó a un concurso de novias. Los cortesanos buscaron por todo el territorio a unas 500 doncellas de la nobleza media y rural, y las enviaron a vivir a Moscú, la capital del reino. De esas 500 doncellas se las reducía a 60, a quienes se las preparaba cuidadosamente por sus familias. Las participantes se presentaban primero ante un jurado de cortesanos y médicos, los cuales se encargaban de descartar a las peores. Luego, se enviaba una lista con las características de la belleza y la salud, al zar y a sus cortesanos. No obstante, lo que más se tenía en cuenta eran los lazos de parentesco que las unían a los clanes. Se sabe que esta tradición gustaba muchísimo a los extranjeros, lo cual ayudaba a atraer a esposas de otros lugares a la corte del Zar. Además, estos espectáculos estaban destinados a calmar a los distintos clanes, los cuales deseaban profundamente guardar relación con la elegida. Es por este motivo que las participantes no eran mujeres de la corte directa, se intentaba escoger a participantes de la nobleza rural, o de las provincias ya que así no se favorecía a nadie ni se ofendía a nadie importante.

Las mejores jóvenes eran clasificadas a la siguiente fase, en la que el propio zar seleccionaba a las concursantes. A estas chicas las examinaba el director de la Secretaria de la Gran Corte y los doctores reales, con el fin de asegurar la fecundidad de las seleccionadas. Las descartadas recibían regalos y se las devolvían a su hogar (y aquí mi opinión sobre el parecido con el libro). Solo quedaban seis finalistas, a las que se las enviaba a una mansión y se las presentaba al zar. La ganadora recibía un pañuelo y un anillo de oro, como muestra de la victoria. Lo más gracioso es que estos concursos no eran tan transparentes como se hacía creer. Las seis finalistas llegaban por el intenso politiqueo que las llevaba al último tramo, aunque ese politiqueo era lo que se trataba de evitar con el concurso.

En efecto, la ganadora y su padre cambiaban de nombre para denotar su rango de familia política real. Se trasladaban al palacio de los Térem, con su madre, para un adiestramiento y protección (ya que solían correr peligro de ser envenenadas). El título que adquirían era el de Zarevna, y después de la boda, Zarina. Mi fuente es el libro «Los Románov, 1613-1918» de Simón Sebag Montefiore, el cual recomiendo muchísimo. Es mi favorito sin dudas, ya que logra enlazar la historia de una dinastía completa, con datos históricos reales, de una forma que parece como si lees una novela. Además, este libro es considerado la mayor fuente de información sobre Los Románov, y la pluma con la que Sebastian se luce es sencillamente única. Eso fue todo, espero que les haya gustado y que me tengan a menudo por aquí.

Escrito por Nyx



Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad