Criptozoología para noobs II. El Chupacabras, hombres polilla y dragones

El Chupacabras Desde los orígenes del Chupacabras, la forma de este ha ido cambiando. La más extendida es la de reptiliano bípedo de piel escamosa y que salta como un canguro. El modus vivendi de este ser parece que es la de morder a sus presas hasta sorber toda su sangre, por lo que se…

El Chupacabras

Desde los orígenes del Chupacabras, la forma de este ha ido cambiando. La más extendida es la de reptiliano bípedo de piel escamosa y que salta como un canguro. El modus vivendi de este ser parece que es la de morder a sus presas hasta sorber toda su sangre, por lo que se dice pues, que posee unos colmillos muy afilados.

Sin embargo, aproximadamente desde al año 2012, al sur de Norteamérica y parte de América central muchas personas denunciaron haber visto unos cánidos muy raros merodeando por sus propiedades: eran de color negro y no tenían pelaje, su hocico era muy alargado y sus dientes estaban muy afilados. Tras una investigación, una teoría afirmaba que se trataban de coyotes con tiña o sarna. ¿Qué me decís vosotros?

image8 image3

Monthman, el hombre polilla

Esta es una criatura del folklore nativo americano. En los pueblos estadounidenses donde el sol golpea todo el año, Mothman es tan popular que, si tienes suerte, podrás dar con alguien que afirma haberlo visto.

Su aspecto se asocia a las gárgolas: se trata de una criatura negra humanoide con alas del mismo color. Lo más característico son sus ojos, que todos afirman que son rojos y brillan como si fueran una linterna.

Muchos documentales han tratado de cubrir la leyenda de Mothman, esperando obtener algún resultado positivo, pero fue en vano. El Hombre Polilla quedará por mucho tiempo en la cultura popular. Tal es así, que en muchas ciudades le dedican estatuas. ¿Y vosotros que opináis?

image12 image26

Dragones, criaturas de la mitología china y yokai japoneses:

He decidido meterlos en el mismo saco porque guardan una cierta relación. Los dragones prácticamente surgieron con el hombre. En griego, la palabra dragón, δράκων, significaba serpiente, pero hacía referencia más bien a la mirada penetrante de estos reptiles. Y es que en Asia también tenían su propia versión de los dragones, parecidos a las versiones medievales que todos conocemos en Occidente, y conservan mejor esa idea de “serpiente” que los griegos tenían:

image15  image7

Los dragones han protagonizado numerosas fábulas y cuentos y leyendas, como el de San Jorge o las innumerables novelas de caballería. En China están tan presentes que otras criaturas de su mitología tienen rasgos draconianos, como el Pixiu o el Qiling, asociados con la buena fortuna.

image14 image10
A la izquierda, el Pixiu; a la derecha, Qiling. Ambas bestias pertenecen a la mitología china y, en general, asiática. Se dice que su presencia era un buen presagio que traía prosperidad.

Por último hablamos de los yokai japoneses. Si algo caracteriza la mitología japonesa es por su exceso de todo. Con ocho millones de dioses, el sintoísmo es una religión politeísta que hoy en día procesan la mayoría de japoneses.

Seguramente los yokai sean los seres mitológicos japoneses más famosos, sobre todo ahora, con el videojuego “Yokai Watch”.  Al igual que los dioses, los yokai son muy numerosos y son de diversos tipos: están los malvados, como Kappa, el monstruo tortuga del río que ataca a los niños o Yuki-Onna, la mujer de las nieves, Oni, el ogro rojo también; están los bromistas, como Kitsune, el zorro de nueve colas; están los bondadosos…

image9 image34 image33

Arriba a la izquierda, Oni, el ogro rojo. A la derecha, Kitsune, el bromista zorro de nueve colas. Abajo, Kappa, la tortuga malvada.

Escrito por Sun Wukong



Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad