Planisferio de Cantino, portugués año 1502

Instrumentos de navegación que merecen una bandera: el astrolabio

Si preguntamos a una persona no versada en ciencia y tecnología qué es un telescopio, es casi seguro que nos podrá dar una explicación somera de qué se trata, pero si le preguntamos qué es un astrolabio, ahí habrá más dificultades. La curiosidad es innata al ser humano. A lo largo del tiempo que nuestra…

Si preguntamos a una persona no versada en ciencia y tecnología qué es un telescopio, es casi seguro que nos podrá dar una explicación somera de qué se trata, pero si le preguntamos qué es un astrolabio, ahí habrá más dificultades.

La curiosidad es innata al ser humano. A lo largo del tiempo que nuestra especie lleva sobre la Tierra el deseo de exploración y de saber cómo funciona el mundo siempre ha estado ahí y, para satisfacerlo, el ser humano se ha servido del ingenio, la observación y la imaginación construyendo aparatos que nos ayudan ir más allá del mundo que tenemos cerca.

Astrolabe persa navegación Edad Moderna
Museo de Artes y Oficios de París – Astrolabe de 1569

Dos de estos aparatos son el telescopio y el astrolabio. Si preguntamos a una persona no versada en ciencia y tecnología qué es un telescopio, es casi seguro que nos podrá dar una explicación somera de qué se trata, pero si le preguntamos qué es un astrolabio, ahí habrá más dificultades. Es probable que ni siquiera haya oído hablar de este instrumento que, sin embargo, fue definitivo para moverse por el mundo durante mil años.

Napoleon en Rusia

El motín de la naturaleza: los cambios climáticos antiguos y actuales

Es una muestra de cómo, herramientas esenciales durante una época son sustituidas por otras o caen en el olvido. Y es que, cuando hacemos historia, la contamos desde la posición que ocupamos en el mundo, nuestros orígenes y conocimientos y la cultura a la que pertenecemos tiene mucho que ver con qué estudiamos y cómo lo hacemos.

Navegar actualmente es muy sencillo

En nuestros días la cultura tiene un claro sesgo anglosajón y eurocentrista. Es habitual conocer más sobre Halloween, por ejemplo, que sobre una festividad tradicional a doscientos kilómetros de nuestra casa, ¡es lo que tiene la globalización! nos hacemos cada vez más parecidos entre nosotros, da igual de donde seamos.

La adopción de una cultura global que parte desde unos preceptos y una forma de entender el mundo hace que ciertos conceptos, hechos o asuntos sean tomados como más importantes que otros. Desde este punto de vista eurocéntrico hay hechos que, por muy importantes y decisivos que fueran durante un largo periodo, han sido solapados por otros a los que se les ha dado mayor importancia. Esto es lo que ocurre con la historia y la ciencia de fuera de Europa y Norteamérica, que es poco conocida y valorada porque no la sentimos como “nuestra”.

Las antiguas exploraciones

Nadie duda hoy en día de lo determinante que fue para el desarrollo de la ciencia moderna la adopción del telescopio por Galileo. Gracias a este instrumento conocemos más sobre el universo y, por extensión, del mundo en el que vivimos. A pesar de que no fue él quien lo inventó, sí fue con quien ganó popularidad, siendo una de las herramientas más decisivas para la ciencia de estos últimos 400 años. En este tiempo lo hemos sofisticado hasta límites impensables y nos sirve para conocer los confines de nuestra galaxia, las leyes que rigen los planetas, los materiales de los que están hechas las estrellas… acerca lo lejano del cosmos hasta nosotros y nos facilita conocerlo.

Planisferio de Cantino, portugués año 1502

A pesar de la importancia de este instrumento, mayor repercusión en la vida diaria de las personas comunes ha tenido el microscopio, desarrollado en Holanda simultáneamente al telescopio a partir de la lupa que los tratantes de telas usaban para poder ver la calidad del tejido. Con él, el desarrollo de la microbiología y de los estudios médicos dio un salto de gigante del cual todas las generaciones posteriores nos seguimos beneficiando. Tanto telescopios como microscopios, pasaron de Europa a América y de allí al resto del mundo y son considerados en la actualidad dos objetos imprescindibles para la ciencia y la investigación.

Nadie duda hoy en día de lo determinante que fue para el desarrollo de la ciencia moderna la adopción del telescopio por Galileo. Gracias a este instrumento conocemos más sobre el universo y, por extensión, del mundo en el que vivimos.

El comercio y los viajes fueron determinantes para el desarrollo de estos artilugios. El telescopio proviene de un catalejo sofisticado usado para otear el horizonte en busca de costas a las que arribar, el microscopio hemos visto que deriva de un instrumento que medía la calidad de los bienes con los que se comerciaba. El astrolabio, el otro objeto del que vamos a hablar, también estuvo ligado a los viajes marítimos y a la vida diaria durante muchos siglos.

La importancia del astrolabio

Se trata de un instrumento que ayuda en la navegación de altura ya que se sirve de las matemáticas y la astronomía para poder determinar tanto la hora como la localización de un punto preciso. A pesar de que tenemos bastante claro dónde, cuándo y quién inventó el telescopio no ocurre lo mismo con el astrolabio. Este instrumento de cálculo y localización parece que ya estaba en uso en la Grecia helenística y es probable que Alejandro Magno utilizara algo muy similar para poder expandir su imperio hasta Persia y la India. En el siglo II d.C.

Ptolomeo habla de este instrumento y de cómo construirlo. No se sabe a ciencia cierta cuándo se perdió la costumbre de su uso habitual en Europa, pero es probable que fuera tras la caída del Imperio romano, cuando ya no existía una flota dependiente de un poder fuerte y el comercio marítimo de largas distancias se vio debilitado. En Asia en cambio, siguió siendo utilizado comúnmente por parte de los musulmanes, sobre todo para poder establecer con precisión las horas de rezo y la orientación a la meca.

Mapa de México 1848

La Expedición a México de 1862

La primera descripción posterior a Ptolomeo que trata de la construcción y el uso de un astrolabio se fecha en Bizancio en el siglo VI y fue escrita por Johannes Philoponnus. Maslama de Madrid, afamado astrónomo y matemático con escuela en Córdoba, tradujo hacia el año 1000 el Planisferio de Ptolomeo, que contiene la base de cómo construir astrolabios y así sabios posteriores fueron perfeccionando la herramienta. Existe un astrolabio proveniente de Ispahan anterior al año mil que es el más antiguo que se conserva lo que prueba su uso extendido por Oriente en esos siglos.

En la Europa de la baja Edad Media los contactos con el mundo científico árabe y su revisionismo de los saberes griegos reintroducen de nuevo el uso del astrolabio. Se utiliza en los monasterios para determinar las horas de rezo y también en los viajes. En las cortes reales se tenían por objetos sofisticados y lujosos, de hecho, estos instrumentos estaban incluso firmados por sus autores que gozaban de prestigio y fama.

Monjes medievales castellanos con astrolabo navegación
Abraham Ibn Ezra junto con astrónomos | Salterio de Blanca de Castilla | 1186

No es posible imaginar el viaje de Colón a América o las expediciones exploratorias portuguesas por las costas africanas del siglo XV sin astrolabios. Con las medidas obtenidas con el astrolabio y ayudado por las agujas de marear (primitivas brújulas) Juan de la Cosa dibujó las primeras cartas geográficas de las tierras recién descubiertas. Gracias a la precisión de los instrumentos de navegación estos dos países construyeron dos imperios marítimos y trasladaron productos, saberes, creencias y riquezas de todo tipo de un continente a otro, cambiando para siempre la historia y la vida de los ciudadanos de todas las tierras que dominaban.

Nada, de Carmen Laforet

El ancho cauce de la novela del siglo XX

El astrolabio continuó usándose en Europa hasta el siglo XVIII, cuando fue sustituido por el sextante, ideado por Pierre Bouguer en 1729, un instrumento que es un perfeccionamiento del astrolabio y que incorpora unas lentes que permitían evitar los errores de cálculo de latitud que se producían con los astrolabios marítimos. En la cultura islámica, en cambio, el uso del astrolabio se extendió hasta el siglo XIX.

Sin el astrolabio no tendríamos chocolate, ni patatas, ni tomates, pero tampoco medicinas extraídas de las selvas amazónicas ni conoceríamos las culturas maya o azteca o habríamos podido circunnavegar la Tierra.

A pesar de que el telescopio sea más conocido en la actualidad, la importancia del astrolabio es indiscutible. El hecho de que sea un aparato desconocido por el gran público parece deberse sólo a que se ha focalizado el estudio de la historia de la ciencia y la tecnología en un espacio y un tiempo determinados. Realizando un ejercicio de simplificación extrema, muchas veces pensamos que la ciencia comienza en Europa en el siglo XVII con Galileo. En un alarde de creación de una base común de cultura científica en Europa tenemos a un padre fundador de nuestra ciencia que realiza un descubrimiento extraordinario en un territorio que es el nuestro.

¿Telescopio o astrolabio?

Además, el telescopio aún hoy en día se usa y es símbolo de saber, investigación y prestigio, incluso económico, porque ¿quién puede enviar un telescopio al espacio? Este sesgo eurocentrista nos priva de conocer lo que ocurre más allá de nuestro territorio y de valorar objetos que han sido tanto o más importantes pero que no los consideramos culturalmente cercanos.

Portugal's flag
Bandera de Portugal

Reivindiquemos el astrolabio como uno de esos objetos científicos cuyo uso repercutió en la sociedad de su tiempo y aún en la actual de forma determinante. Sin el astrolabio no tendríamos chocolate, ni patatas, ni tomates, pero tampoco medicinas extraídas de las selvas amazónicas ni conoceríamos las culturas maya o azteca o habríamos podido circunnavegar la Tierra.

De hecho, tan importante consideraban los monarcas portugueses del siglo XVI al astrolabio que Manuel I (1495-1521) introdujo en su bandera personal una esfera armilar, que no es otra cosa que un tipo de astrolabio en tres dimensiones. La representación de este instrumento hoy en día aún forma parte de la bandera de Portugal.  

Este articulo apareció anteriormente en el blog https://sapienscuriosa.blogspot.com/

Fuentes

Hernández Pérez, Azucena Astrolabios andalusíes e hispanos: de la precisión a la suntuosidad Anales de Historia del Arte 2014, VOL 24 Nº Esp. noviembre 289-305

Girón, Jose María Los instrumentos náuticos de la armada de las especierías

Blog Curiosfera ¿Quién inventó el astrolabio?

Sagan, Carl Cosmos 1991 Ed. Planeta 

Gombrich, Ernst H. Breve historia del mundo 1999 Editorial Península 

Elliott, J.H. La España imperial 1965 Ed. Vicens-Vives

Gran Historia Universal Ed. Nájera Vol. XV y XXVII



Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad