Animales extraordinarios del pasado

Carcharodon megalodon Hace millones de años existió un tiburón tan monstruoso que podría tragarte entero sin necesidad de masticarte. Este escualo titánico extinto de hace mucho tiempo se alimentaba de grandes ballenas, muchas especies, de hecho, todavía existen hoy en día, por lo que muchas personas empezaron a sospechar de que todavía existe. Sabemos que…

Carcharodon megalodon

Hace millones de años existió un tiburón tan monstruoso que podría tragarte entero sin necesidad de masticarte.

Este escualo titánico extinto de hace mucho tiempo se alimentaba de grandes ballenas, muchas especies, de hecho, todavía existen hoy en día, por lo que muchas personas empezaron a sospechar de que todavía existe. Sabemos que los dinosaurios se extinguieron porque no hay ninguno, pero realmente no hay pruebas más allá de lo que ya conocemos. Sabemos que los hechos ocurridos con el movimiento de continentes afectan al hábitat y eso mata especies, pero no es una ley universal, puede sobrevivir igualmente, y las profundidades marinas son la casa perfecta para el megalodon.

image32
Comparación del C. Megalodon en su forma más grande, su forma más pequeña, un tiburón blanco (Carcharodon carcharias) y un ser humano

Casi todos los avistamientos de megalodon suceden en las aguas de Sudáfrica, de nuevo un patrón. Mucha gente afirma haber visto aletas dorsales de seis metros de altura. ¿Conocéis la frase de “sabemos más de la superficie lunar que de nuestro océano”? No es una exageración. Las profundidades abisales nos son terreno desconocido, allí abajo puede vivir cualquier cosa, y la falta de luz es perfecta para ocultar a un tiburón de 20 metros, saliendo sólo para alimentarse de las ballenas.

Pruebas de que el megalodón existe

Por muy escépticos que pretendamos ser, es un hecho que en las playas aparecen a menudo ballenas muertas. Muchas porque varan, otras, partidas por la mitad. No hay ningún depredador que sea capaz de causar esos daños, por lo que la única explicación racional es que el animal viajaba a máxima velocidad y se accidentó contra una roca afilada o… que haya un depredador que desconocemos. Como su extinción es solo teorizada, no podemos asegurar si existe o no hasta que realmente veamos uno. Cada cierto tiempo salen fotografías en internet y se inicia una batalla por su autenticidad. Pero, ¿no sería magnífico que una criatura tan asombrosa siguiera existiendo? Sea como fuere, si planeas hacer un viaje en barco por alta mar, ten en mente que su existencia, aunque no demostrada, sigue siendo una posibilidad y por lo tanto… una criatura así podría partir tu querido navío por la mitad de un mordisco sin ningún esfuerzo, y luego comerte. ¿No me crees?

image18
Supuestas fotos de un megalodon, ambas en Sudáfrica. Su autenticidad está discutida. Arriba, una aleta de seis metros de alto rondando los despojos de una ballena muerta. Abajo, imagen cortada de un megalodon de 14 metros frente a un submarino en 1942.

Y el colmo llegó con el polémico documental de Discovery Max donde persiguieron al megalodon. Este documental se rio en nuestras caras porque muchos nos lo tragamos, nos la metieron doblada cuando fue todo un montaje. Pero, repito, si tienes pensado hacer un viaje en barco, yo me lo pensaría dos veces.

Titanoboa

Digamos que la Titanoboa es la versión reptil del megalodon. La Titanoboa fue la serpiente más grande que jamás haya existido. A su lado una anaconda parece una culebra de jardín. Juzga tú mismo:

image40
En esta imagen vemos una reconstrucción a tamaño real de la Titanoboa. Tan solo comparadla con los humanos de alrededor.

Ahora imagina que te encuentras a esta cosa en tu jardín. Ya puedes ser un fan de los reptiles y tener lagartos y anacondas de mascota, que como te aparezca este monstruo en tu casa sales por patas antes de que la culebra te enseñe la lengua. Alcanzaba los 13 metros y llegaba a superar la tonelada de peso.

¿La titanoboa todavía existe?

Por supuesto, no podrían faltar los que opinan que sigue existiendo, pero a diferencia del megalodon es mucho menos probable. El Megalodon tiene kilómetros de agua para esconderse y donde nosotros no podemos llegar, pero la Titanoboa vive en tierra, donde es más fácil localizar a un animal, y más si tenemos en cuenta el enorme tamaño. ¿Dónde va a esconderse? Pero aun así, no faltan las fotografías de dudosa veracidad de gente que afirma haberla captado; curiosamente siempre son personas que ya creían en su existencia, interesante…

image21
Esta foto, por ejemplo, pretende hacernos creer que la criatura capturada es una Titanoboa, pero como ya he dicho, alcanzaba los 13 metros, y esta superaría los 25. Seguramente sea un montaje de cámara o un banco de peces en caso de que sea real. Fijaos en el tamaño de los árboles.

Aguila de Haast

Imagina que vas tan tranquilamente por el campo con tu hijo pequeño y llega un ave rapaz gigantesca y se lo lleva. Y luego viene otra y te lleva a ti. Fueron las mayores águilas de la historia. Tenía tres metros de envergadura y poseía la fuerza necesaria para cazar Moas, el animal del que hablaré a continuación.

El género Harpagornis se extinguió en el siglo XV por causa, como no, de los humanos. A diferencia de los otros dos que ya he mencionado, los seres humanos sí pudieron deleitarse con la majestuosidad del animal… para luego exterminarlo sin compasión.

image24
image20

 

A la izquierda, recreación a tamaño natural de un Águila de Haast. A la derecha, dibujo de un Águila de Haast cazando un moa.

Moa (Dinornithidae)

Los moas fueron una especie de aves australianas no voladoras similares a avestruces (los más grandes) o a kiwis (los más pequeños). Aunque por su tamaño y fuerza bien podrían matar a un ser humano, no eran agresivos. De hecho, el hombre contribuyó a su extinción, allá por el siglo XVI.

Como siempre, todavía hay gente que afirma haberlos visto. De hecho, últimamente se están dando muchos casos de avistamientos del tigre de Tasmania, extinto desde el siglo XX, pero que los moas hayan sobrevivido tanto tiempo desde que se declaró su extinción es poco probable. Los moas gigantes eran más altos que un avestruz.

image27
Recreación de una posible cacería de un moa gigante por parte de los nativos maoríes.

Diplocaulus

Diplocaulus fue un anfibio prehistórico del periodo Pérmico, hace 270 millones de años. Era un pequeño tritón cuya cabeza tenía forma de bumerán. No era muy grande y muy probablemente la forma de su cabeza le traía más problemas que ayudas. Le ayudaba a tener un hidrodinamismo óptimo, pero lo más seguro es que le estorbara a la hora de maniobrar. Se cree que su clonación e introducción no afectaría al entorno natural actual, pero claro está, no es tarea fácil. Los amantes de la zoología antigua sueñan con tener de mascota a un Diplocaulus, y sí, todo por la forma de su cabeza.

Hace tiempo internet ardió después de haber circulado una fotografía de un Diplocaulus en un caldero muy realista. Pero como siempre, fue un montaje; muy bien hecho, todo hay que decirlo. Y por supuesto, todavía hay quien los está buscando creyendo en su existencia.

Escrito por Sun Wukong 

(@ElMFReyMono)

image29
La polémica imagen del Diplocaulus en el caldero que hizo que internet echara chispas. Un montaje muy bien logrado, desde luego.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad